Reformar, reciclar y algo mas

Alternativas para renovar

No quiero pintar, que otras posibilidades tengo.

55

Se me ocurre que casi siempre, por mas renovación  que quiera generar en los ambientes de mi casa, con solo pensar en la cantidad de días que tendría que convivir con polvo y pintores, ya se me fueron las ganas. Es que renovar la casa puede resultar muy estresante, especialmente cuando se trata de algo tan expuesto como las paredes.

La tradicional pintura es probablemente la opción mas económica y quizás la mas fácil de aplicar pero también es cierto que es la que mas rápido se desvanece.

Los papeles decorativos se han renovado y se posicionan como una excelente opción para renovar espacios y hacer que las paredes se luzcan. El empapelado ya no es lo que era antes. Los diseños se han ampliado y gracias al auge del diseño el papel decorativo pasa a ser un elemento importante en el ambiente.

Muchas son las ventajas que brinda el empapelado frente a las alternativas tradicionales: es una técnica sumamente efectiva para cubrir paredes desparejas, ya que logra disimular visiblemente las imperfecciones. Y contrario a lo que se podría pensar, hoy, es fácil y muy rápido de colocar.

A la hora de elegir, se presentan muchas opciones a tener en cuenta en cuanto al tipo de papel, material, diseño, textura y cantidad de papel. La mayoría de los papeles existentes en el mercado son lavables: se limpian fácilmente sólo con agua y detergente, y tienen la misma resistencia que una pintura al aceite. En general, son indeformables y mantienen intactos sus colores a través del tiempo.

De acuerdo a las características del material, existen dos grandes grupos de papeles:

  • Papel vinilizado: es lavable, resiste a la luz y permite que la pared respire, se presenta en una amplia gama de diseños y colores. Utilice papel base antes de su colocación.
  • Papel vinílico: su capa de vinilo, lo hace lavable y muy resistente a la luz. Este producto es pelable, es decir que una vez retirado el vinilo de la pared, la misma queda lista para volver a empapelar. Queda una fina capa de papel adherida a la pared apta para recibir un nuevo diseño.

Según los diseños, los papeles pueden ser:

  • Estampados: los estampados son los clásicos entre los papeles. La gama de colorido y diseño es cada día más amplia y atractiva.
  • Texturados: son ideales para usar sobre muros con imperfecciones. La textura se obtiene mediante la aplicación de rodillos especiales que aplican relieve a los papeles vinílicos. Aportan calidez a los ambientes y ayudan a resolver el problema de una pared imperfecta.
  • Rayados: las rayas horizontales hacen parecer más anchas las habitaciones, mientras que las verticales aumentan su altura.
  • Guardas: estas tiras decorativas son un interesante complemento para los papeles pintados. Se pueden usar para separar colores, “bajar” la altura de una habitación, hacer uniones con otros papeles, o como complemento de una pared pintada.

 

En los próximos post seguimos con otras opciones menos tradicionales…

¿Tenés alguna duda? ¡Compartila!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.