Reformar, reciclar y algo mas

Empecemos a poner orden

La idea es llegar a casa y tener lugarcitos donde dejar tiradas las cosas y que no se note, que no se convierta en un caso. Hoy comenzaremos a pensar donde y como generar esos lugarcitos.

126

En mi post anterior hablamos del movimiento Hygge, una moda que marca la tendencia hacia un consumo mas ajustado a nuestras verdaderas necesidades. Dictamina no atiborrar la casa de muebles y objetos, sin que esto signifique convertirla en una heladera. Todo lo contrario, rodearnos de aquellos muebles y objetos ´elegidos´, aquellos que al abrir la puerta nos hacen sentir que llegamos a nuestro hogar.

Visto en Homy

Otro factor que ayuda muchísimo a crear esta sensación es el orden. Estoy segura que alguna vez te paso, especialmente si tenes chicos: llegas a casa en medio de la vorágine del día a día, miras a tu alrededor y te das cuenta que estás rodeada. Juguetes, ropa, papeles, revistas… Parece que tu casa se ha levantado en armas contra ti, así, de repente.

Y es que una casa con orden, sin que esto signifique convertirla en un museo, es nuestro remanso. El entorno afecta como pensamos y como sentimos, y si vivimos en medio del caos, el hogar tiene que ser ese oasis, que nos permita sostener el positivismo y el ánimo cuando algo no anda bien.

Hoy veremos como agregar en nuestras paredes objetos que decoren y, al mismo tiempo, sean lugares que nos ayuden a mantener el orden.

Visto en Twincy

Generalmente, cuando se trata de guardar cosas y ordenar la casa, solo pensamos en placares, cajoneras y baúles. Sin embargo, si utilizamos las paredes podemos ordenar hacia arriba, a través de repisas, estantes y otros objetos que nos ayudan a elevar, literalmente, las posibilidades de organización en casa. Y aquí van algunos ejemplos:

Visto en Homy

 

Repisas, estantes: En general son objetos que se ven muy bien donde quiera que las coloque, cuidando de no atiborrarla de objetos. Si van a completar la decoración del ambiente, entonces se verán muy bien a la altura de tus ojos; pero si las quieres usar para guardar ciertos elementos, entonces es ideal que estén más cerca del techo y por encima de tu cabeza.

Hay modelos que pueden venir con espacios diferenciados y predefinidos, incluso con puertas y cajones, lo que los hace perfectos para guardar cosas que no quieres mostrar a todo el mundo (como mantas, toallas, menaje de reserva, u otros).

Puedes instalarlas donde las necesites, pero, sobre todo, en el baño, recibidor, pasillos.

Es importante que no se vea monótono, por lo cual hay que jugar con las formas y tamaños: los accesorios se verán muy bien si van mezclados.

Empieza por los objetos más grandes: Cuadros, plantas, jarrones, lo que sea, lo más grande será lo primero que debes usar y que te servirá de guía. Si no tienes un objeto grande, crea un conjunto con varios pequeños: podemos usar cajas decorativas, plantitas, libros u otros.

Juega con las alturas: Se verá mejor una combinación de diferentes objetos con alturas variables.

Visto en Twincy

Las barras de pared: Además de las tradicionales repisas y estantes, se encuentran las barras, de metal o  madera, al natural o en colores. Se ven especialmente bien en la cocina y el baño donde puedan colgar ganchos para recipientes, herramientas o bien combinarse formando estantes.

 

Rejillas y terciados: mas utilizados en lugares de trabajo, como el escritorio, en el último tiempo, los paneles de rejillas de metal se han vuelto tendencia para organizar. Asimismo, puedes usar un panel de madera terciada en donde instalar ganchos y crear uno propio donde puedas colgar pequeños maceteros, estantes y frascos.

Cual adoptas?

¿Tenés alguna duda? ¡Compartila!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.