Reformar, reciclar y algo mas

Orden desde la entrada

Dan la primera impresión de casa y aun así son uno de los espacios más olvidados. Los recibidores: como equiparlos.

153

Qué bueno es abrir la puerta y sentirse al instante, en casa! El recibidor, ese primer espacio que nos sorprende al abrir la puerta, a veces muy pequeño, integrado al comedor o living, otras, conformando un espacio con identidad propia. Sea cual sea, hoy voy a tratar de brindarte algunas líneas generales que te pueden ayudar para darle esa impronta que te está faltando.

Si es pequeño: prioriza. Cuando no hay lugar es importante tener ideas claras, priorizando lo que más necesitas. Cuando aceptas esto, cuando aceptas que no entra ese mueble vintage que tanto te gusta, llego el momento de conectarse con el uso que querés darle al recibidor.

Por ejemplo, si lo que busco es convertirlo en el espacio donde dejo la ropa de calle, puedo optar por un pequeño armario de no más de 40 cm de fondo, acompañado por una cómoda, un lindo banco o un par de banquetas y un amplio perchero de pared. Lo importante es no recargar el espacio y acompañar el perchero con soluciones que te ayuden a mantener el orden (cajones de mimbre, cestas, cajas, bandejas vacía bolsillos…) Si se convierte en un caos, siempre se verá más pequeño de lo que realmente es.

Si es amplio: mantener la proporción es la clave. Cuando los metros no son problema, tendemos a llenarlo con todo lo que nos gusta, y es así como el recibidor se nos viene encima. La idea es que los muebles guarden una proporción con el espacio que ocupan, para el recibidor grande, equipamiento grande. Es mejor elegir pocos muebles que vistan y llenen el espacio, que varios pequeños, que puedan crear un desorden visual.

Independientemente del tamaño que posea, los detalles son importantes ya que tiene la capacidad de convertir un espacio sin personalidad, que se mimetiza con el espacio contiguo, en uno acogedor y con carácter.

En lugar de seleccionar el piso adecuado, es aconsejable añadir una alfombra que ayude a proteger ese espacio tan utilizado. El añadir una alfombra creativa, colorida y única puede ser el elemento detonador para darle una cara única a la entrada, ayudando a delimitar visualmente el espacio. Una sencilla alfombra puede dotar de personalidad al recibidor de la casa.

En cuanto al mobiliario, un básico, es sin duda una delgada o angosta mesa. Este tipo de mesas proporcionan un gran espacio de almacenamiento para poner todo tipo de pertenencias personales pequeñas pero no ocupan demasiado espacio, ni obstruyen el paso en un área en la que tendremos personas entrando y saliendo todo el día.

Otro elemento que siempre buscamos dónde poner cuando llegamos a casa, y que sin duda tendrá su lugar en el recibidor, es el paraguas. La entrada es sin duda la mejor opción. Poniendo un bonito cesto o un accesorio ideado para tal fin, evitaremos tanto perder el paraguas como el tenerlo como estorbo en la propia entrada o en otra parte de la casa.

Normalmente el recibidor cuenta con pocas fuentes de iluminación natural. Es por ello que proporcionar adecuadas fuentes de iluminación artificial y usar ciertos “trucos” puede resultar muy importante para maximizar la luz y darle claridad a la entrada. Un espacio oscuro no lucirá ni será práctico como espacio de bienvenida y almacenamiento. Una buena iluminación central (lámpara de techo) puede beneficiarse de la ayuda de espejos, objetos clásicos en el recibidor. Un espejo refleja la luz, genera la ilusión de encontrarse en un espacio más grande y distribuye la luz. Además, seleccionándolo de forma que combine adecuadamente con el resto de los elementos decorativos de la entrada, lograremos que el espejo no llame demasiado la atención, fundiéndose en la decoración y ayudando a mantener la iluminación en un buen nivel.

A veces solo las paredes visten el espacio, puedes usar papel pintado o vinilos y decorarás el recibidor sin hipotecar ni un cm útil. Otra opción es una composición de cuadros: O de fotos. O de láminas que te gusten. Crearás un rincón de lo más personal que, además, puedes cambiar renovando las fotos o los marcos. Valora la opción de colgarlos (en recibidores pequeños es la opción más práctica) o si cuentas con un mueble, apoyarlos en él. Te ahorrarás tener que hacer agujeros y podrás intercalar objetos de decoración para crear un conjunto más dinámico.

¿Para vos cuál es la decoración ideal de una entrada?

¿Tenés alguna duda? ¡Compartila!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.