En este momento estás viendo Cambiemos el color del frente de casa

Cambiemos el color del frente de casa

¿Te resulta muy difícil cambiar los colores del frente de tu casa?

Llegó la primavera y con ella vienen las ganas de renovar, cambiar y empezamos a mirar el afuera. Solo basta modificar un poco el tono de una pared para que todo parezca renacer.

Al fin y al cabo, el color es lo primero que vemos y juega un papel muy importante en la ambientación, no solo de tu casa, sino del entorno, de la cuadra y hasta te diría del barrio.

Como bien lo decía Ernst Neufert:

 

“Los colores son fuerzas que actúan en el hombre provocando sensaciones de bienestar o malestar, de actividad o de pasividad. La aplicación de determinados colores en oficinas, fábricas o escuelas puede incrementar o reducir el rendimiento, y en las clínicas puede contribuir a que los pacientes recuperen antes la salud.”

 

Hay zonas como el barrio de La Boca, donde encontrar frentes de casas de colores es más común que en otras, donde parece que lo único permitido es el blanco o el gris cemento.

 

 

El color sirve para enfatizar o disimular características, influye en las formas y los volúmenes, aportando además identidad. Por este motivo, su elección es básica.

Según estudios realizados por diferentes firmas comerciales, basándose en sus ventas, el blanco es desde hace años, el color más utilizado en exteriores, especialmente en casas que se encuentran fuera del casco urbano.

Aquí debemos considerar otra característica del color, no menor, y es que el blanco,  repele el calor del sol porque la luz rebota en él, es decir que el color contribuye a mantener la casa más fresca en verano. Todo lo contrario sucede con el negro o los tonos oscuros como el azul marino.

Es muy frecuente usar dos tonalidades, por ejemplo, tomar como base el blanco y combinarla con marrón, con beige, con azul o algún otro color más intenso. A veces optamos por dar el toque de color en las carpinterías, especialmente en aquellas situaciones donde queremos poner el foco de atención en las puertas.

Los tonos terrosos también están entre los favoritos pues resultan muy naturales a la vista, siendo un complemento perfecto con el ambiente más próximo, hacen que la casa se vea sobria y elegante. Si esta opción es la que vas a elegir, lo mejor es jugar con varios tonos para crear dinamismo.

Si quieres colores que sean perfectos para romper la monotonía del exterior y marcar una fachada con mucha personalidad puedes intentar con el azul oscuro o negro, pero deben ser usados con moderación, no toda la fachada, solo sectores. La intención es lograr un resultado elegante y moderno.

Si lo que pretendes es darle color a una fachada pero que no luzca tan estridente, lo que necesitas es una tonalidad apagada o insaturada. Los colores pasteles o muy suaves no cansan a la vista y se complementan muy bien con los colores de cualquier entorno.

¿Qué sensación te provoca el exterior de tu casa hoy? ¿Se destaca? ¿ te gusta que se destaque o que pase inadvertido?

Recuerde que si no tienes idea por donde arrancar, te puedo ayudar. Con una foto de tu fachada y una entrevista on line conmigo, podemos resolverlo.

Contrata tu sesión a través de www.dibu-deco.com. Probaremos colores, revestimientos y tu checklist de actividades.

Nos vemos…

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.